Blogia
CICLOTIMIA

Conducir por inercia. Acelerar el freno para no huir. Para escapar. No querer llegar a casa, por sentirte derrotada, porque te han observado con ojos inquisitorios, porque esa centinela te ha embriagado de angustia ausentando tu concentración. Te excusas en eso, falazmente, aunque en realidad, tú sabes la verdad, porque tu eres la única que conoces porque has errado, porque tu pusilanimidad te lo ha impedido, y nunca gritas, y nunca sollozas tus penas, ni tus inquietudes, y aún continuas disparando sonrisas oxidadas… Hacer propósitos de enmienda, sabiendo que los vas a quebrantar, y los violas con un deseo deslucido, pero tú los profanas, día tras día… Alentarte con melodías de mariposas ya no te refresca, y es que quizás la putrefacción es ingente, y corroe tus pensamientos sin color.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres