Blogia
CICLOTIMIA

Para Sylvia, para ti, poeta maldita...

Para Sylvia, para ti, poeta maldita... Odio tener que rastrear las palabras, y esconderlas en alegorías embarazadas de estorbos. No sé emanciparlas de mis sortilegios. Las arrastro demasiado por el asfalto anodino de nuestra velocidad. Quiero desprenderlas en sextinas, libres de la podredumbre, de jirones barrocos. Quiero mostrarlas desnudas, y desvalijarlas de fábulas con hormigas. Y tengo una rabia negra condensada por saber que nunca seré estoica en mi disciplina, por querer infiltrarme la austeridad que desprende su boca, porque ella ha narrado su vida, porque ella, explica su vida sin soles, con sombras que pesan, pero te devora. Su líquido gráfico es robusto, vigoroso, y fuerte. Su letra es mi espejo, donde residen las jeringuillas que cincelan el dolor. Ella supo perfectamente condensar la sensualidad pornográfica del delirio. Vivió sin haber podido palpar la alegría, sin haber sentido las eyaculaciones de sus gacetas (espero que lo estés mirando desde tus estrellas rojas). Quizá tragó demasiada miel amarga, y mantequillas con abejas, que convergieron en una cabeza con hoguera de fiebre. (Supongo que tendré que ir aceptando que no soy tú, y que nunca lo seré.).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Anónimo -

Bueno, no sé si algún día será estoica o no con sus letras, pero no dude, que hoy hay gente que necesita de ellas, que bebe de ellas y respira por ellas, y no dude que también sonrie gracias a ellas. Cuidese petita y no deje de encantarnos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres