Blogia
CICLOTIMIA

Tengo el corazón roto...

Tengo el corazón roto... Llamo a la Universidad, con nerviosismo, intuyendo que lo único que voy a obtener será una negativa, otra censura más, pero esta vez mis dotes adivinatorios se equivocaron. Tengo plaza, y me convierto en neófita de las letras. Estoy contenta, y me deleito en sueños futuros, y basiliscos ciegos. Inmediatamente llamo a M. y la informo. Ella, no tarda en declarar su contento, pero yo estoy ausente, corriendo, y sudando toxinas. Aplacando la cepa que llevo dentro. Y requiero de ella, y necesito de ella, y sin saber por qué selló su número en el teléfono. Y vemos como las palabras se resbalan por nuestras bocas, y no hay manos que las atrapen, y nos enredamos en soplos arcános, ignorando el tic –tac del reloj. La batería, mi batería, pone punto y final a nuestra orquesta sinfónica, pero no sin antes haberla prometido un café, una visita a su ciudad negra, pero el destino me tenía previsto un desfalco a mi contrato. Mi corazón completamente agrietado, llorando plasma por los ojos, estallando su eco en mis oídos, enrojeciendo todo mi cuerpo, tiñéndolo de suburbios clandestinos, y de historias recónditas, y trémula, intentando apagar el frío con jirones de telaraña, mientras mi piel enardecía por segundos… Camino a urgencias, con J., con mi compañero de aventuras. Una inyección, pastillas, y relaj. Diagnóstico: un soplo, y aceleración en latidos. Así que visiono una nueva etapa de batas blancas, radiografías, y TAC. Como en mi tierna infancia…
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

judit -

Bienvenida a mi mundo!!! Y no sabes cuanto me alegra que una de las que forman parte de mi devoción bloggera haya inaugurado esta sección. Soy devota de tus letras….
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

gi -

Sobredosis de emociones k un fragil corazon como el tuyo no puede soportar?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres